lunes, 18 de junio de 2018

La transcripción de la Oratoria



No soy aficionada al fútbol, tanto es así que ni siquiera conocía el nombre de Julen Lopetegui hasta estos días atrás (lo siento, sr. Lopetegui;). Casualmente vi sus declaraciones al ser presentado como nuevo entrenador del Real Madrid, y leí en diferentes medios las transcripciones de su intervención. Algo me llamó la atención: lo mal que se había transcrito su declaración. De eso va este artículo; siento si alguien se había hecho a la idea de que iba a hablar de Rubiales (otro nombre que ha entrado hace muy poco en mi vocabulario), del Real Madrid o de la selección española de Fútbol. 

Mi trabajo es la Oratoria y, por tanto, el uso de la voz es algo que me gusta y a lo que presto mucha atención. Suelo decir en mis clases de hablar en público que el orador tiene que hacer con la voz todas las pausas que usamos al escribir: puntos, comas, dos puntos, guiones, punto y coma, comillas, punto y aparte y hasta las cursivas y negritas, por no hablar de las interrogaciones y las exclamaciones, por supuesto. 

Así que... mi sorpresa fue cuando tras haber visto el vídeo de Lopetegui, empecé a leer las transcripciones de sus palabras en los medios de comunicación.... Me refiero a la frase en la que el orador se emociona al mencionar a su madre. "¡Qué horror!", pensé, "esto no es lo que él ha dicho..."

¿Qué es transcribir? Según la RAE es poner por escrito algo que se dice oralmente. Por lo tanto, para que el texto no pierda su esencia, la intención, hay que tener muy en cuenta el uso que se ha hecho de la voz. Aquí os incluyo algunas transcripciones de la frase que da pie a este artículo, aparecidas en prensa: 
Como yo suelo decir: "Para ser un buen orador hay que saber escuchar", y de hecho es algo que también ha comentado en alguna ocasión Barack Obama, por lo que pensé que este tema podía ser interesante para aprender Oratoria. Si no somos capaces de transcribir adecuadamente algo oral que alguien ha dicho, ¿cómo vamos a ser capaces de transmitir bien nosotros con nuestra voz? 

Si ves el vídeo puedes comprobar que algunos medios han puesto entre comillas (es decir, es una cita) una frase parecida a la de Lopetegui, pero no la frase correcta, eso desde el punto de vista de las palabras (lenguaje verbal). Afortunadamente otros sí han respetados las palabras del orador, pero no los signos de puntuación utilizados. ¿Y qué mas da? os preguntaréis algunos. Pues sí que da, porque resulta que la emoción y la intención de la frase cambia. Fue la frase más importante que dijo Lopetegui y los medios, en general, la han recogido mal.  

¿Cómo tenía que haberse escrito? Una coma o unos guiones es una pausa, un punto y seguido es una pausa más grande, unos puntos suspensivos más aún, y un punto y aparte es un gran gran gran silencio. 

Mi propuesta es la siguiente: 

"Ayer fue un día... posiblemente... -desde la muerte de mi madre- el más triste de mi vida...

Pero hoy es el día más feliz de mi vida". 

Entre el final de la primera frase y el principio de la siguiente (son dos frases y no una) pasan casi 35 segundos de silencio por parte de Lopetegui, y de aplausos por parte de los asistentes. Si pruebas a leer la frase así te darás cuenta de que eres capaz de darle el sentido que le dio él, de captar la emoción que él sintió y transmitió a las personas que estaban en la sala y las personas que ven el vídeo. 

Conclusiones: Dos. Por un lado, que como oradores seamos capaces de utilizar así la voz. Julen Lopetegui lo ha hecho de manera natural, tal y como le salía del corazón y así lo ha transmitido. Por otro, que los medios de comunicación aprendamos a transcribir de manera adecuada lo que una persona dice, porque no es lo mismo. 

Etiquetas: , , , , ,

lunes, 11 de junio de 2018

¡CURSO NUEVO! Especialista en Oratoria Intensivo

Como dijo el escritor Ralph Waldo Emerson: "Todos los buenos oradores fueron malos oradores al principio". 

¿Tienes disponibles 10 días de septiembre? ¡Apúntate a nuestro curso "Especialista en Oratoria Intensivo"! y comienza el último trimestre del año con los deberes de hablar en público hechos. 

Con más de 700 alumnos al año, en la Escuela Europea de Oratoria (EEO) sabemos que la clave para quitarse el miedo a hablar en público es la exposición, como en cualquier otro miedo. Por eso te proponemos 10 días trepidantes, donde vas a practicar la Oratoria de todas las maneras posibles, hasta que nervios, miedos y ansiedades desaparezcan. El curso más completo de hablar en público del mercado -el "Especialista en Oratoria" ahora en versión intensiva de 10 días. Del 4 al 14 de septiembre, ambos incluidos, de 9 a 19 horas (domingo 9 de junio libre). 

Diez días y seis profesores especializados en los diferentes temas que se necesita conocer para hablar bien en público, y la tutoría continuada de la directora de la Escuela, Mónica Pérez de las Heras. El primer día haremos un diagnóstico de tus necesidades y verás cómo tu evolución es constante. 

Un curso especial para profesionales demasiado ocupados durante el año y con vacaciones en estas fechas, estudiantes que comienzan la universidad en octubre, desempleados con ganas de apuntarse un gran tanto en su cv y personas que viven en otros países y que pueden desplazarse a España para realizar estos estudios. 

Aquí tienes toda la información. Las plazas son muy limitadas así que, si te interesa, llámanos ya al 636 91 52 62. 

Etiquetas: , , ,

viernes, 8 de junio de 2018

Aprendiendo Oratoria y Lenguaje No Verbal con los nuevos ministros españoles

En la Escuela Europea de Oratoria sabemos que observando a otros también se aprenden las técnicas de hablar en público y de gestión del lenguaje no verbal. Por eso nos hemos fijado en el primer día de los nuevos ministros del gobierno socialista del presidente Pedro Sánchez. Aquí vamos a destacar algunos de los detalles que nos pueden ayudar a mejorar nuestra propia Oratoria: 

* La naturalidad de Josep Borrell cuando, ya en el Ministerio, intentaba hacer su discurso y se oían los golpes de unos obreros de fondo. Se lo tomó con sentido del humor, hizo un chascarrillo y continuó. También demostró esa naturalidad cuando al ir a prometer el cargo se equivocó de mano, y de dirección de salida. Se ve en el vídeo cómo es el jefe de protocolo de la Casa Real quien le avisa de que lo está haciendo mal. 

* La ingenuidad de Máximo Huerta al dejarse las etiquetas de los zapatos nuevos puestas en las suelas al prometer el cargo. ¡Las suelas se ven al andar y las cámaras lo han captado!

* La influencia sobre los demás de Carmen Calvo, que ha comenzado a decir: "Consejo de Ministras y Ministros" y la mayoría le han seguido. Otra cosa es que la RAE haya dicho que no es correcto.

* La falta de ensayo de lo que vas a decir le ha ocurrido a Nadia Calviño al hacer el juramento. Se ha trabado con las palabras y le ha salido la risa floja por los nervios. Sin embargo luego llevaba el discurso preparado en el Ministerio. Los nervios han hecho que se moviera demasiado en el atril. 

* La espontaneidad y frescura de Pedro Duque en su discurso en el Ministerio, reconociendo él mismo que no llevaba nada escrito, así como su humildad al explicar que él sabe, sobre todo, de naves espaciales. 

* El uso del storytelling que ha hecho Luis Planas al contar en su discurso en el Ministerio una anécdota personal de cuando el presidente Sánchez le llamó para proponerle que fuera ministro. 

* El lenguaje no verbal tan expresivo y delator de Soraya Sáenz de Santamaría, especialmente sus cejas y mirada, mientras Meritxell Batet hablaba de diálogo con Cataluña en su discurso, al recoger su cartera como ministra. 

En conclusión, muchos nervios y anécdotas en unos oradores que estrenan cargo, que deberán aprender a gestionar sus tres tipos de lenguaje: verbal (palabra), no verbal (gestos) y paraverbal (voz), los momentos de escucha (cuando el orador está callado) y las tres Claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón. Seguiremos observándoles. 

Etiquetas: , , , , , ,

martes, 5 de junio de 2018

Recordando el análisis del discurso de Borrell en Cataluña (Octubre 2017)



Hacía tiempo que no escuchábamos en España, desde el punto de vista de la Oratoria, un discurso tan bueno. Como directora de la Escuela Europea de Oratoria no entró aquí a valorar esta intervención desde un punto de vista político, que no es mi labor, sino exclusivamente desde el ámbito de hablar en público. 

LENGUAJE VERBAL

Uso de un objeto y "redondeo" del discurso

El lenguaje verbal se refiere al mensaje, lo que se dice. Pues bien, para empezar, hace dos cosas muy interesantes: por un lado, llevar una bandera en la mano (mostrar un objeto siempre es atrayente), llama la atención. Por otro, comenzar precisamente hablando de ese símbolo, la bandera de la Unión Europea. No solo la emplea al principio sino que termina también mencionando la bandera. Esto de comenzar y terminar con lo mismo se denomina "redondear el discurso" y es un buen recurso. 

Por supuesto, otra cosa destacada en cuanto a lenguaje verbal -sobre todo en España- es la realización del discurso en cuatro idiomas: catalán, español, inglés y francés. Esto ya le da una riqueza en cuanto al lenguaje verbal, impresionante porque puede llegar a muchas más personas. 

Además, el utilizar la primera persona del plural, nosotros, implica que él se incluye en lo que está haciendo, apelando a la unidad del orador con la audiencia para la que habla:  "Estamos aquí", "hagamos"...:

Uso de retórica

Las figuras retóricas se emplean para dar más riqueza al discurso, mayor musicalidad. Los grandes discursos de la Historia usan la retórica. Ejemplos de las figuras retóricas que utiliza Borrell:

Metáforas: se emplea una idea más visual para aclarar un concepto: "la convivencia se ha roto", "volver a rehacerla", "este país se irá por el precipio", "dos grandes profetas", "las fronteras son las cicatrices...", "no gritéis como turbas del circo romano", etc...

Anáforas: repetición de la primera parte de la frase en varias frases seguidas: "¿Cómo es posible que la presidenta...? ¿Cómo es posible que una institución...? ¿Cómo es posible que el conseller...?", esta figura retórica consigue dar más musicalidad al discurso. 

Antítesis: empleo de conceptos opuestos: "el que vota a otro no es catalán. Claro que lo es", "no sois ciudadanos sino súbditos", 

Enumeraciones: serie de palabras o expresiones similares: "extrememos el respeto, reconstruyamos el afecto, que nos queramos"; "llamamiento a la sensatez, al respeto de la pluralidad, a la convivencia..."

Además de las figuras retóricas, usa un storytelling: "Tengo un amigo que vive en la Luna", empleando esta historia hace que el tema nos llegue más. 

LENGUAJE PARAVERBAL

Este lenguaje se refiere a la voz que utilizamos. Borrell la emplea muy bien, poniendo fuerza y pasión en lo que está diciendo. 

Usa el estilo directo: al contar el storytelling sobre el amigo de la Luna, lo hace abriendo dos puntos y comillas, de manera que hace el diálogo con su amigo más real. 

Emplea preguntas, bien dirigidas a algún colectivo: a los empresarios: "¿No podíais decirlo antes?", "¿Por qué no lo decíais en público?"; Sr. Junqueras: "¿Usted se piensa que la UE los van a recibir con los brazos abiertos?"; bien retóricas: "¿Qué país no tiene problemas?". 

Tanto la retórica, como el empleo del storytelling en estilo directo o las preguntas hacen que Borrell haga un buen uso de la voz, jugando bien con ella, consiguiendo que el mensaje llegue mejor. 

LENGUAJE NO VERBAL

Es el lenguaje de los gestos, de la expresión corporal. Para que un orador resulte creíble sus tres tipos de lenguaje (verbal, no verbal y paraverbal) deber ir alineados, es decir ser coherente. 

En el caso de este discurso, Josep Borrell consigue hacerlo al acompañar perfectamente su lenguaje verbal con la voz adecuada, así como con una gesticulación que acompaña lo que va diciendo. Sus manos se mueven de acuerdo con lo que va indicando, mostrando fuerza en sus gestos. Sus microgestos, los de su rostro igualmente son consecuentes con lo que expresa.

Un elemento más que quiero destacar es que el orador es consciente en todo momento de la respuesta de su audiencia, de manera que, en varias ocasiones, hace referencia a lo que éste está expresando: "Parece que estáis de acuerdo conmigo", "no gritéis...", etc...

Conclusión: el discurso de Josep Borrell es un buen ejemplo de excelente Oratoria y demuestra las buenas dotes de su protagonista. 

Etiquetas: , , ,