martes, 5 de septiembre de 2017

Cómo empatizar con tu audiencia al hablar en público


“Cuando hablas en público… ¿quién es más importante, tú o tu público?”, suelo preguntar en mis clases de Oratoria. Evidentemente, la respuesta es: el público, porque sin él, no estaríamos “hablando en público”. Algo que parece evidente no lo es así para algunos ponentes que nos encontramos en congresos, seminarios, jornadas, etc… Piensa… en el momento que un orador te está aburriendo es que no está dedicado a ti, no se ha preparado lo suficiente como para “captarte” con lo que está diciendo.

En la Escuela Europea de Oratoria (EEO) que empleamos las técnicas de Programación Neurolingüística (PNL) en nuestras clases, sabemos que hay dos herramientas espléndidas que podemos emplear al hablar en público: la calibración y el rapport.
  
CALIBRACIÓN

La palabra “calibración” se emplea en PNL para referirse a la observación, por lo tanto, calibrar nos sirve para detectar el estado anímico del público. Esto nos permite conocer cómo está cuando llegamos (emocionado, expectante, enfadado, etc) cómo se encuentra durante nuestra charla (interesado, apático, aburrido, seducido, etc) y cómo se manifiesta al final de la misma. La calibración es un radar que nos permite evaluar nuestra charla, tanto durante la misma, lo cual nos va a dar la posibilidad de efectuar cambios sobre la marcha, adaptándonos a las necesidades de nuestro público. Igualmente una vez que hayamos terminado, podremos autoevaluemos y decidir qué debemos cambiar, si lo hemos hecho mejor o peor que otras veces, si hemos llegado o no a la gente, etc.

Así, durante la charla, la propia calibración nos da las claves del tipo de público al que nos enfrentamos, y la clase de personas que hay entre esa audiencia, permitiéndonos prepararnos para las posibles preguntas del final.

El lenguaje verbal, paraverbal y no verbal que utilice el público nos dará las claves de lo que está siendo nuestra presentación. Conociendo y dominando estas claves –sobre todo el lenguaje no verbal que al ser inconsciente es muy revelador- podemos adecuarnos más a nuestros oyentes.

Hay dos cuestiones que además deberemos tener en cuenta al “calibrar” al grupo: por un lado, su estado, que puede variar según el momento del día y las circunstancias que vayan sucediendo. Por ejemplo, no es lo mismo hablar a las nueve de la mañana que a las dos, a las cuatro o las ocho de la tarde. Como comunicadores eficaces debemos asumir las circunstancias en las que se encuentra ese grupo, ya sea si van a escuchar una conferencia o una clase. A primera hora, tanto de la mañana como de la tarde tenemos que tener en cuenta que siempre hay gente que se retrasa en su llegada, por lo tanto no debemos contar lo más importante al comenzar. También hemos de ser conscientes de lo difícil que es mantener la atención de un grupo justo después de comer –aprovechemos el momento para hacer alguna dinámica que les haga moverse- o a última hora de la mañana o de la tarde, cuando la gente está realmente cansada de la jornada.

Además del estado circunstancial del momento del día, también hay que considerar la implicación del grupo. No es lo mismo hablar para gente que ha pagado por verte, que hacerlo para un auditorio “obligado”, o que va a un curso para conseguir unos créditos.

Los diferentes mensajes que el público envía pueden ser “leídos” o “calibrados” por el comunicador, y actuar en consecuencia. Sólo la observación del estado y la implicación del grupo en cada momento pueden darnos las claves para conseguir comunicarnos efectivamente.

RAPPORT 

Es definido por la PNL como “el encuentro con el mapa del individuo que tenemos delante”. Es decir, es lo que solemos llamar “adecuarnos” a la persona. Evidentemente, el mapa de la gente no lo podemos ver, sin embargo sí podemos percibir, mediante la calibración, sus “señales”: pistas oculares, lenguaje paraverbal, no verbal, etc…

El rapport de la PNL tiene dos momentos importantes:

·        Acoplarse: consiste en ser capaz de descubrir cómo piensa la otra persona y adaptarse a ella para conseguir una mejor comunicación.

·        Dirigir: una vez realizado el acoplamiento, conseguir llevar a la persona a nuestra forma de pensar, a nuestro mapa.

Esto que suena quizás un poco extraño lo practicamos habitualmente en nuestra vida cada día. ¿Qué hacemos cuando nos encontramos con un niño que da sus primeros pasos? Sin que nadie nos lo diga, si queremos comunicarnos con la criatura, lo primero que hacemos es agacharnos y ponernos a su altura. ¿Qué ocurre cuando observamos a una pareja de novios que está tomando algo en una cafetería? Sus posturas son tan semejantes, tan equilibradas, que parecen un espejo. Todos hacemos rapport todos los días para comunicarnos mejor con la gente que nos rodea.

¿Cómo hacemos rapport al hablar en público? Como lo hacen los cantantes con su público. Salen al escenario y la gente está entusiasmada con ellos, y de repente dicen: “¡y ahora cantad vosotros!”; sitúan el micro hacia el  público y la gente canta; o dan palmas y el público les sigue; o botan sobre el escenario y la gente hace lo mismo. Con esta espléndida comunicación que tiene el artista sobre el escenario, consiguiendo que miles de personas hagan lo mismo a la vez, están haciendo “rapport”. Igualmente hacen los directores de orquesta con los músicos, para que todos toquen en "sintonía". 

También lo hacen los oradores, como el famoso  “Yes we can”  (Sí podemos) de Barack Obama, en el discurso del 4 de noviembre de 2008, cuando ganó las elecciones. No hacía falta que él dijera: “ahora todos juntos”. Él iba diciendo “Yes we can” y la gente le seguía repitiéndolo, porque había una sintonía, un rapport, entre el público y el orador. 

Por tanto, la clave es calibrar al público para adaptarnos a él haciéndole rapport en su manera de vestir, de hablar, sus expresiones, sus gestos. 

El uso de la calibración y el rapport nos permite empatizar con nuestro público. Cuanto más nos “asemejemos” a nuestra audiencia, mejor conexión conseguiremos mantener con ella. ¡Te invito a probarlo!                                   

Aprende mucho más de Oratoria con nuestros cursos de hablar en público. Próximo curso: 22 y 23 de septiembre, en Madrid, con Mónica Pérez de las Heras. Infórmate aquí. 

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal