martes, 6 de marzo de 2018

12 lecciones de Oratoria de los Oscars

Tantos oradores entregando y recogiendo premios, es normal que la entrega de los Oscars de Hollywood, nos deje unas cuantas enseñanzas sobre cómo hablar en público. ¡Aprovechémoslo!

1. Interactuar con el público: Frances McDormand, ganadora del Oscar a la Mejor Actriz, invitó a todas las nominadas mujeres a ponerse de pie durante su intervención, solicitando a Meryl Streep que lo hiciera primero para que las demás la siguieran.

Hacer que el público intervenga es una técnica muy buena para conseguir que el auditorio disfrute participando en la alocución del orador. Además, como McDormand está de pie, poniendo en pie a otras mujeres lo que consigue es que éstas hagan “rapport” con ella, manteniéndose en la misma posición que ella.

2. Gestión del tiempo: A fin de fomentar discursos breves, en esta edición los organizadores de los premios decidieron premiar con una moto acuática a aquel orador que hablara lo menos posible al recoger el galardón. El premio fue para Mark Bridges, Oscar al Mejor Diseño de Vestuario.
Gestionar bien los tiempos al hablar en público es fundamental. Mal orador es aquél que habla más de lo que le corresponde. Ante las dudas, mejor hablar menos, y que la gente se quede con ganas de más.

3. Empleo de las Claves de la Oratoria: Sebastián Lelio recogió la estatuilla a Mejor Película Extranjera. El director chileno, hablando un inglés muy sencillo, utilizó las tres Claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón para indicar con el Oscar en la mano: “Éste es un increíble regalo”.
Tratar de ser uno mismo (naturalidad), no creerse más que nadie (humildad) y contar las cosas con pasión (corazón) son las tres Claves de la Oratoria puesto que funcionan muy bien.
4. Un buen inicio: Allison Janney, ganadora del Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, utilizó una frase llamativa para captar la atención del público: “Lo hice todo yo sola”. A continuación exclamó: “Nada más lejos de la verdad” y comenzó a dar las gracias a sus compañeras de categoría y a sus compañeros de reparto.
Realizar un buen inicio, en este caso, una frase llamativa (que luego no tiene por qué ser verdad) capta la atención del público y le sorprende. Hacer algo diferente a lo que el público espera es una buena manera de empezar una charla.
5. Contar una anécdota personal: Sam Rockwell, galardonado del premio Mejor Actor de Reparto, contó en su discurso una anécdota de su padre y él yendo al cine cuando solo tenía 8 años.
Relatar una historia propia permite al orador acercarse al público, mostrándose como una persona más. Si la anécdota tiene además gracia, llega mejor al auditorio puesto que el sentido del humor funciona muy bien.
6. Mostrar un objeto: Tiffany Haddish y Maya Rudolph, que entregaban la estatuilla al mejor corto documental y al mejor corto de ficción aparecieron en el escenario con los zapatos de tacón en las manos y calzando zapatillas de estar por casa en los pies. La escena se convirtió en la imagen de la noche.
Cuando un orador muestra en sus manos un objeto resulta muy potente porque eso le da “unicidad” al momento. El objeto se convierte en un reclamo visual atrayente y sorprendente para el público.
7. Usar el sentido del humor: Jordan Peele premiado con el Oscar al Mejor Guion Original comenzó su alocución haciendo reír al público, indicando a éste –que no dejaba de aplaudir al oír su nombre- que le iban a fastidiar lo de conseguir la moto de agua.
Los oradores no son humoristas, no deben pretender la carcajada del público, pero sí la sonrisa. Incluir un chascarrillo, una broma, permite al auditorio disfrutar de una charla más distendida.
8. Hacer alusión a un tema de actualidad: los ganadores de la estatuilla a la Mejor Película de Animación dedicaron el premio al pueblo mexicano, su cultura y sus tradiciones, en un momento delicado en las relaciones de EEUU con México.
Hacer un llamamiento sobre un tema actual que importa a la audiencia es una manera estupenda de ganarse al público y conseguir sus aplausos.
9. Visibilidad completa del orador: Entregar los premios frente a un micrófono de pie, sin atril, tiene como objetivo principal que los galardonados no puedan apoyar la estatuilla en él y sentirse demasiado cómodos como para hacer largos discursos.
Lo mejor de esta medida, desde el punto de vista de la Oratoria es que los oradores quedan expuestos al público completamente, de forma que se puede leer mejor su lenguaje no verbal que si estuvieran detrás de un atril.
10. Jugar con el lenguaje verbal: Emma Stone entregó el Oscar al Mejor Director. Antes de hacerlo hizo su propia reivindicación de las pocas mujeres que son nominadas a mejor directora, indicando: “Cuatro hombres y Greta Gerwig…” En una gala donde se pretendía realzar el papel de la mujer en el cine, sus palabras fueron muy bien acogidas.
Saber emplear las palabras adecuadas en el momento preciso es un arte que merece ser cultivado en Oratoria. Puede hacer que tu intervención sea una de las más recordadas de la jornada, simplemente por cómo has dicho algo.
11. Tener las manos libres: Frances McDormand, galardonada con el premio a Mejor Actriz, y algún otro de los premiados, dejaron la estatuilla en el suelo mientras hacían sus discursos. El objetivo de este acto es tener las manos libres para poder expresar también a través de ellas.
Mover las manos al hablar en público es fundamental para que el lenguaje no verbal apoye al lenguaje verbal (mensaje) y paraverbal (voz). Por tanto, tratar de tener las manos libres cuando se habla en público es fundamental para comunicar mejor.
12. Ser carismático: Guillermo del Toro recogió varios galardones, entre ellos el de Mejor Película. En todas sus intervenciones destacó el uso de las 3 Claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón. Además empleó el sentido del humor para, nada más subir al escenario, querer mirar la tarjeta del premio a ver si de verdad este año no había una confusión como el año anterior. Tuvo recuerdos para su familia, para los jóvenes directores y mención para los grandes del cine como Steven Spielberg.
Tener carisma es muy interesante en la Oratoria porque supone que gustas al público por cómo eres, por tu personalidad, por tu carácter… Ser carismático es un “plus” muy grande para cautivar al público y no hay tantas personas que lo tengan.

Si quieres aprender a hablar en público bien, usando éstas y otras técnicas, contacta con nosotros en www.escueladeoratoria.com info@escueladeoratoria.com tel. 636 91 52 62

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal