lunes, 23 de febrero de 2015

¿Qué es la "Impro" aplicada a la Oratoria?

Dicen los expertos en creatividad que un adulto de 40 años conserva sólo un 2% de la creatividad que tenía cuando era niño. Inconscientemente, los adultos nos corregimos a nosotros mismos incluso antes de haber actuado y eso nos resta naturalidad y creatividad.

La “Impro” (improvisación teatral) nos devuelve esa naturalidad que vamos perdiendo a medida que crecemos,  nos ayuda a quitarnos prejuicios de la cabeza y a no tomarnos tan en serio a nosotros mismos. ¿Y cómo consigue esto Pablo Pundik con un grupo de adultos desconocidos que se encuentran un buen día en el Teatro Asura de Madrid? Pues ese es el secreto mejor guardado de la Escuela Europea de Oratoria, pero, como ya os podéis imaginar, sus clases son absolutamente lúdicas, porque es a través del juego como mejor podemos asimilar estos conceptos y “des-aprender” todo lo aprendido durante años.

Improvisar, según el diccionario de la Real Academia Española, es “hacer algo de pronto”, sin pensar. Solo cuando actuamos así somos totalmente naturales, porque no pensamos en ello y no nos da tiempo a corregirnos. Y esto, que es tan normal para un niño, es muy difícil para la mayoría de los adultos.

Sin público no hay discurso

A veces sucede que un orador está tan pendiente de corregirse a sí mismo mientras habla (de sus gestos, su tono de voz,  las ideas de su discurso…) que se olvida de que el público está ahí, compuesto por personas que le están escuchando.

Pablo Pundik, en su Curso de Improvisación teatral aplicada a la Oratoria, te demuestra una y otra vez, que si quieres comunicar de forma eficaz tienes que conceder mucha más importancia al otro que a ti mismo. Sólo así puedes llegar a tu público con la intensidad que quieres y que te entienda. Es como un trabajo en equipo.

En la Oratoria parece bastante obvio, sin público no hay discurso. Lo sabemos todos, otra cosa es que lo hayamos asimilado. Para interiorizar ese concepto y hacerlo tuyo tienes que sentirlo en tus propias carnes. Así es como funcionan las clases de “Impro”. Como dijo Confucio: “Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí”.

Ana Díaz. Periodista y alumna del Curso de Especialista en Oratoria de la Escuela Europea de Oratoria
Foto: Pablo Pundik con los integrantes del último Curso de Técnicas de Improvisación de la Escuela Europea de Oratoria.

Próximo curso: 10 y 11 de abril. Más información aquí.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal