lunes, 9 de febrero de 2015

El lenguaje del cuerpo en la Oratoria

¿Sabías que más de la mitad de nuestra comunicación depende exclusivamente de nuestro cuerpo? Solamente con la forma de caminar hacia el escenario, la ropa, el maquillaje, la sonrisa y, por supuesto, la postura, ya hemos comunicado infinidad de cosas a nuestro público. Aún no hemos abierto la boca y nuestros espectadores ya tienen una impresión formada de nosotros que va a condicionar su escucha. ¡Y no nos hemos dado ni cuenta!

Cómo saber qué impresión causas en tu público

Según las investigaciones de Albert Mehrabian, el 55% de nuestra comunicación es el lenguaje no verbal. Si eres orador y no eres consciente de este lenguaje estás abandonando al azar una gran parte de tu mensaje.

Para saber qué impresión causas en los demás y así tener la posibilidad de modificarla, puede resultar muy útil participar en el curso de lenguaje no verbal de Teresa Baró en la Escuela Europea de Oratoria que tendrá lugar los días 7 y 8 de marzo. 

Lo mejor de estas clases es que aprendes mientras intervienes ante tus compañeros, pero también observando y escuchando a los demás alumnos. Desde el primer momento se crea un ambiente de confianza y compañerismo que facilita el aprendizaje. Gracias a las grabaciones, cada alumno puede ver su estilo de comunicación y el de los demás, y así aprender los unos de los otros. En este caso, no solo es importante vernos a nosotros mismos, sino escuchar qué es lo que ven los demás cuando nosotros hablamos, saber qué es lo que les transmitimos y si es eso lo que queremos realmente.

¿Puede el lenguaje corporal cambiar nuestras emociones?

Si reflexionamos un poco, parece fácil entender la importancia  que tiene el lenguaje no verbal en nuestra comunicación, no solo por lo que transmitimos nosotros, si no por lo que el público nos dice con su mirada, su postura, sus manos… Pero lo más curioso de todo es que hay estudios que confirman que nuestro lenguaje corporal también afecta a nuestras emociones. Esto quiere decir que si tratamos de utilizar posturas que nos dan seguridad, podemos llegar a sentirnos realmente más poderosos. Amy Cuddy lo explica estupendamente en una conferencia que puedes ver en TED y si haces este curso podrás comprobarlo por ti mismo.
                               
                                                                                    Ana Díaz

                                              Periodista y alumna del Curso de Especialista en Oratoria
 de la Escuela Europea de Oratoria

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal