domingo, 5 de septiembre de 2010

¿Asumes que no eres perfecto?


"Nadie es perfecto" decía la última línea de la película "Con faldas y a lo loco" y realmente es así. El problema se produce cuando nos exigimos a nosotros mismos una perfección que no es sana y que nos lleva a ser infelices y a hacer infelices a los demás. Así surgen los problemas con padres y madres perfeccionistas que exigen lo mismo a sus hijos o personas que nunca están satisfechos consigo mismo debido a su falta de perfección. Está bien hacer las cosas bien y tratar de mejorar cada día en muchos aspectos de nuestra vida, pero de ahí a amargárnosla por exigirnos la perfección no merece la pena. Yo misma lo digo muy a menudo: "De ser perfeccionista, me estoy quitando... Así que mi propuesta es: ¡Sé imperfecto y sé más feliz!

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal