martes, 3 de agosto de 2010

Gritar, gritar, gritar...

Cuenta un amigo que está pasando unos días en una casa rural que cerca de su alojamiento hay una familia que grita sin parar durante todo el día. Son una madre, un padre, una abuela y un niño y allí parece que todo el mundo chilla. Tan pronto gritan discutiendo de política como el padre vocifera al niño para que haga esto o lo otro. ¿Qué clase de ejemplo le están dando? Ese niño es seguro que gritará a su familia cuando, de mayor, la tenga. Al fin y al cabo eso es lo que ha aprendido en casa... bueno, no sólo en casa, también en vacaciones....

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal