lunes, 11 de agosto de 2014

Una carta que llega al corazón

Querida Mónica,

No sé si fue el destino o la casualidad quien quiso poner en mis manos el libro que cambió mi vida…

Hace año y medio aproximadamente paseaba por la sección de libros de El Corte Inglés cuando mi vista quedó fija en aquel libro: “¿estás comunicando?” de Mónica Pérez de las Heras.

Lo cogí y lo ojeé, andaba preocupada por si realmente llegaba o no a la gente en mi trabajo.

Se lo enseñe a mi entonces pareja, que me acompañaba y me animó a comprarlo. Las palabras “PNL” e “Inteligencia Emocional” fueron claves para él. Compré el libro y lo leí y me encantó y me llevé una gran sorpresa cuando supe que podía hacer un curso con la autora del mismo.

El fin de semana del curso, principio de Junio, mi pareja se iba de la casa en la que vivíamos. Así lo habíamos decidido tras una relación de amor, y por desgracia, de monotonía…

Unas semanas más tarde, navegaba por el Facebook cuando una amiga colgó una bonita frase de una escuela de crecimiento personal, cual fue mi sorpresa cuando al pinchar en ella el Facebook me chivó que mi admirada Mónica tenía un “me gusta” en esa página. De repente, me vi consultando los cursos de aquella escuela…PNL, Inteligencia emocional… Yo, la mujer más cuadriculada del mundo profundizando en esos temas a los que me había resistido durante toda la relación con mi pareja. 

A partir de entonces asistí con mi expareja a varios cursos de esa escuela. Él asistió conmigo, y aunque no hemos vuelto como pareja, nuestra relación es mejor que nunca.

Este año ha sido indudablemente, el año de mayor crecimiento personal de mi vida.

Uno de los temas que trabajé en aquellos cursos fue mi deseo de cambiar de empresa. Hace 12 días me despidieron de mi trabajo por “causas organizativas”...

Aún asimilando la situación, las muestras de cariño, apoyo y respeto que he recibido por parte de mis compañeros me han llenado el alma. Me han dado fuerzas para tomar el hecho como el paso que necesitaba para seguir creciendo y lo más importante, con sus palabras y gestos me han demostrado que realmente conseguí llegar a ellos…

Sin duda aquel libro cambió mi vida.

Gracias por devolverle el poder a mi sonrisa.

Un fuerte abrazo.

M.

Nota de Mónica: Este email me llegó ayer. Publicándolo quiero dar las gracias a todas las personas que me escriben, porque han leído mis libros, porque han asistido a mis cursos o porque han visto alguna de mis conferencias. Muchas veces, son personas que tienen dudas, están en situaciones problemáticas, en dificultades de algún tipo y me piden ayuda. Como suelo decir siempre: "contesto a todo el mundo". A veces, no puedo ayudar como me gustaría porque a lo mejor no tengo los conocimientos para hacerlo, pero sí la voluntad de dar apoyo a quien venga hasta mí. Otras veces, como en este caso, alguien me escribe, simplemente, para darme las gracias. Y en todas las situaciones, me siento eternamente agradecida. Creo que todo el apoyo que podamos darnos en esta vida es bueno. Y yo recibo mucho apoyo de personas como esta alumna, ahora amiga, que de "motu propio" elige exponer en una carta sus sentimientos y enviármelos. Muchas gracias a todos y a todas. Es un placer estar aquí y hacer lo que hago. Es la mejor de las recompensas y me siento muy afortunada. 

Etiquetas: , , ,

1 comentarios:

Blogger Jarlaxle ha dicho...

Admirada Mónica, he sido uno de los ya miles de afortunados que ha visionado completamente y desde casa la grabación de su ponencia (magistral en mi opinión)sobre PAL y Oratoria. Comoquiera que es una lacra para mí, profesional y personalmente hablando la rama kinestésica de mi forma de ser, espero encontrar sus obras pronto y ponerme a trabajar sobre ello (y quizá tener la oportunidad de asisitir a sus cursos). Un entusiasta saludo Kinestésico. Marcos.

27 de agosto de 2014, 2:06  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal