domingo, 24 de octubre de 2010

¿En qué fluyes?




Fluir se ha convertido ya en uno de los términos más empleados hoy en día en el mundo empresarial, gracias a Mihaly Csikszentmihalyi, el psicólogo de la Universidad de Chicago que ha estudiado lo que se denominan experiencias óptimas. Las define como momentos en los que “las personas están tan involucradas en lo que están haciendo que la actividad llega a ser algo espontáneo, casi automático; dejan de ser conscientes de sí mismos como seres separados de las acciones que están realizando”.

Y tiene razón porque cuando uno fluye se olvida de sí mismo, de todo, hasta de sus dolencias físicas, para centrarse en lo que está haciendo. Se cuenta que la anécdota de un cirujano que, tan absorto estaba en una operación difícil que realizaba, que sólo cuando terminó fue consciente de los cascotes que, desparramados por el suelo de la sala de operaciones, habían caído durante la cirugía.

Según los expertos, es habitual que la gente entre en flujo en alguna actividad de su vida, bien sea haciendo deporte, cocinando, conduciendo o realizando cualquier tarea laboral que a uno le entusiasme. Fluir se puede aplicar a cualquier acción que llevemos a cabo y, por supuesto también, a mejorar nuestra comunicación. Una de las condiciones para obtener la sensación de flujo es lo que yo llamo la atención suprema: poner los cinco sentidos en lo que se está haciendo. A lo largo de este libro conocerás diferentes técnicas en las que es muy importante concentrarse a fondo, como es el caso de la calibración o el rapport que consideraremos en el capítulo de Programación Neurolingüística.

Dice Csikszentmihalyi que el estado de flujo se consigue también cuando las personas tienen por delante una tarea que les exige, es decir, que no les permite aburrirse. Parece que se necesita un punto de ansiedad de obtención de logro que hace que la persona se ponga a ello a pleno rendimiento. El interés por desarrollarlo cada vez mejor espolea el propio flujo. Y otra característica curiosa de este estado de experiencia óptima es, según el autor de Fluir, que “el tiempo parece no pasar del modo en que ordinariamente lo hace”, o las horas transcurren como si fueran minutos o parece que ha transcurrido más tiempo del real.(Fragmento del libro "¿Estás comunicando?"). Y tú... ¿en qué fluyes?

Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Fluir.... cuando estudio algo que me gusta, cuando leo con mucho interés, cuando escucho música de manera muy intensa, cuando me encierro en el laboratorio a revelar mis fotos... el tiempo pasa, el tiempo se diluye, no siento ni frío, ni calor, ni hambre, ni sueño....

B.

24 de octubre de 2010, 19:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal