miércoles, 12 de mayo de 2010

La experiencia de estar con Tony Robbins

Cuando ya se está preparando el próximo seminario de Anthony Robbins en Roma, del 24 al 27 de junio, el UPW 2010, me gustaría hablaros de mi experiencia, ya que yo lo pude vivir en 2009, también en la ciudad italiana.

Recibimiento a Tony Robbins el primer día del seminario



En mi opinión me gustaría comentaros que, si bien la experiencia Robbins la puede vivir cualquier persona y seguro que va a ser una vivencia inolvidable, me parece muy interesante en particular para los practicantes de la Programación Neurolingüística (PNL). Si algo le reclama John Grinder, uno de los cocreadores de la PNL a Robbins es precisamente esto: "Casi todas las personas que van a sus seminarios salen felices, llenos de alegría y sin la capacidad de mantener ese estado porque no enseña los patrones que está aplicando". Eso es lo que dijo Grinder en la entrevista en exclusiva que tuve ocasión de hacerle y que está incluida en este blog. Aunque no estoy de acuerdo completamente con lo que dice Grinder puesto que creo que la labor que hace Robbins es espectacular, sí es cierto que son las personas que ya tienen conocimiento de la PNL quienes pueden sacar más partido de sus seminarios. ¿Por qué? Pues porque los que hemos estudiado PNL podemos identificar fácilmente las herramientas que Tony Robbins está empleando en cada momento: aquí está haciendo un anclaje, aquí un cambio de creencias, aquí empleando la calibración y el rapport, etc. Es decir, se aprovecha más el curso si tienes conocimientos de Programación Neurolingüística (PNL).

Es además un aliciente especial para los coach, porque Tony Robbins realiza unas demostraciones de coaching increíbles, en vivo y en directo, interactuando con personas del público, ante 6.500 participantes, como éramos el año pasado en Roma. Tiene una gran capacidad para hacer las preguntas correctas en los momentos oportunos y sacar del interior de la persona lo que en un principio ni ella misma sabía que había en su interior.

Preparándose para las brasas: en pantalla grande se observa cómo la madera se quema en el exterior del pabellón



Sin duda la actividad más conocida de sus seminarios es el "paso de las brasas" y la verdad es que es un momento que no olvidarás en la vida y que cada vez que lo recuerdas te transmite una fuerza increíble. Está claro que convertirse en un "firewalker" (con título y todo) no es más que vencer el miedo a quemarse, algo que sólo sería posible si al cruzar el sendero de brasas ardiendo te quedaras parado en medio. La realidad es que, cuando te encuentras solo, frente al camino de brasas humeantes y rojas, te hace falta toda la fuerza que Anthony Robbins te da para pasarlas. La sensación, al otro lado del camino de brasas, es inconmensurable.

Aún así, quizás el paso de las brasas no es lo más importante del seminario de Robbins. Para mí al menos fue comprobar su liderazgo, su capacidad para mover las masas, en nuestro caso, 6.500 personas de más de 40 nacionalidades diferentes. Durante tres días (de los cuatro que tiene el curso) Robbins mueve a 6.500 personas (dicen que en Londres ha llegado a tener 12.000), de manera que todas bailan a la vez, ríen a la vez, hacen ejercicios a la vez, e incluso lloran a la vez. Su capacidad para mover al público es tremenda, supongo que eso es lo que le hace ser el orador motivacional más importante del planeta.

Tony Robbins explica a la pizarra



Definitivamente la experiencia Tony Robbins es muy emocionante, excitante y totalmente recomendable. En España Isabel Sales organiza el paquete de estancia y entradas, así como la traducción al castellano y lo hace muy bien. Por mi parte espero repetirlo de nuevo algún día...

Etiquetas: , , , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal