martes, 10 de noviembre de 2009

Los periodistas de Somalia también opinan...

Ayer lunes me llegó un artículo de la Asociación Nacional de Periodistas de Ciencia y Medio Ambiente de Somalia explicando su opinión sobre el tema de los piratas y los secuestros en su región. El tema es complicado cuando un buen número de tripulantes españoles están viviendo una experiencia trágica en alta mar en este momento, y por supuesto estos periodistas no están de parte de los secuestradores. Lo que pretenden, con el artículo que reproduzco a continuación, es dar su opinión sobre lo que está ocurriendo con la pesca ilegal en esas aguas y cómo la comunidad internacional cierra los ojos. Por lo tanto, ojalá que la crisis de los rehenes termine bien y pronto regresen a casa sanos y salvos, aunque en mi opinión no es ninguna solución el situar a mercenarios con armas en los barcos pesqueros españoles. Así lo único que conseguimos es, por un lado, legitimar lo ilegímito y, por otro, provocar una guerra abierta entre los piratas somalíes y los pesqueros españoles donde puede haber bajas por ambas partes. ¿Eso es lo que queremos?

A continuación se incluye el artículo que puede leerse en versión original en la web de la Asociación Nacional de Periodistas de Ciencia y Medio Ambiente de Somalia (NASSEJ).

-----------------------------------


Revista de la Asociación Nacional de Periodistas de Ciencia y Medio Ambiente de Somalia (NASSEJ) Nº2. 9 de noviembre de 2009


LOS DAÑOS DE LOS BARCOS EXTRANJEROS EN LAS AGUAS DE SOMALIA Y LOS PROBLEMAS DE LA PIRATERÍA SOMALÍ

La Asociación Nacional de Periodistas de Ciencia y Medio Ambiente de Somalia NASSEJ) ha destacado recientemente la difícil situación del medio ambiente de Somalia y ahora NASSEJ escribe el segundo informe sobre el medio ambiente en Somalia y se centrará en los daños de los barcos extranjeros en aguas de Somalia y los problemas de la piratería somalí.
Durante una década Somalia está viviendo abusos medioambientales como los vertidos peligrosos, la pesca ilegal, la caza despiadada y la contaminación de las aguas. La amenaza y el daño realizado al medio ambiente de Somalia no han recibido la atención que merece. En su totalidad, el daño realizado al medio ambiente de Somalia es inimaginable y parece difícil de gestionar hasta que se encuentre una solución para la difícil y prolongada crisis política existente.
La piratería es una acción ilegal que tiene lugar en ríos, mares y océanos, cometida por actores no estatales.
Para Somalia, la sublevación derribó al gobierno central en 1991 y esto causó la desaparición del estado somalí de la comunidad internacional. La falta de estado atrae a los barcos extranjeros a pescar en las aguas somalíes. Además, la gente de Somalia sabe lo que está pasando en sus costas con los vertidos industriales tóxicos que provocan los barcos extranjeros. Como resultado de ello, docenas de somalíes han muerto por los productos tóxicos de las aguas somalíes.
Pero los somalíes se han dado cuenta de que no pueden hacer nada contra los barcos ilegales porque Somalia no tiene barcos de guerra que puedan proteger las aguas somalíes. Por ello, algunos somalíes se han organizado para echar a los barcos extranjeros de las aguas somalíes secuestrándoles. Pero pedir rescates es ilegal e inaceptable según la ley internacional.
Los piratas somalíes argumentan que los barcos extranjeros están amenazando su supervivencia al pescar en aguas somalíes.
Mientras tanto Naciones Unidas mira para otro lado cuando hay gente que está violando y entrando en las aguas somalíes sin permiso. El fracaso de la comunidad internacional para intervenir y actuar en nombre del pueblo somalí ha llevado a la anarquía y el caos tanto nacional como internacionalmente.
En realidad, los somalíes entienden que la piratería es una acción que está fuera de la ley de acuerdo con la legislación internacional pero la mayoría de los somalíes cree que la gente de Somalia no tiene otra opción para proteger la comida de sus hijos de los pescadores saqueadores y expresan sus puntos de vista a través de los medios locales e internacionales diciendo que los barcos extranjeros han explotado los recursos nacionales somalíes así que el pueblo somalí tiene derecho a defender sus recursos nacionales aplicando las reglas de la legislación internacional.
También se puede leer la opinion del Sr. Mohamed Qanyare que es miembro del Parlamento de Somalia en el siguiente enlace.
Cómo los piratas somalíes se convierten en pescadores
Desde que la última Guerra civil en Somalia llevó a la creación de un gobierno funcional en 1991 el país, de 3.330 km de costa (la más extensa del África continental) ha sido saqueada por los barcos extranjeros. Un informe de Naciones Unidas de 2006 dice que la ausencia de un servicio de guardacostas en el país ha convertido las aguas somalíes en un lugar internacional “libre para todos” con flotas pesqueras de todo el mundo reduciendo ilegalmente los stocks de Somalia y dejando obsoletos los equipos rudimentarios de los pescadores somalíes. De acuerdo con otro informe de Naciones Unidas, se estima que 300 millones de dólares de marisco se roba de su costa cada año. “En este contexto” dice Gustavo Carvalho, un investigador con base en Londres de la ONG medioambiental “Global Witness”, “eso es una suma impactante”.
Para afrontar esto, los empobrecidos somalíes que viven junto al mar se ven forzados a defender sus propias expediciones de pesca de puertos como Eyl, Kismayo y Haradhere, ahora consideradas guaridas piratas. Los piratas somalíes, cuya industria ha sido siempre a pequeña escala no tienen los barcos y la tecnología avanzada de los competidores internacionales, y también se quejan de haber sido disparados por pescadores extranjeros que llevan armas. “Las primeras bandas de piratas aparecieron en los 90 para protegerse de los barcos de pesca de arrastre extranjeros”, dice Peter Lehr, conferenciante sobre estudios de terrorismo de la Universidad escocesa de St. Andrews y editor de “Violencia en el mar: piratería en la era del terrorismo global”. Los nombres de las flotas piratas, como los “Guardacostas Nacionales Voluntarios de Somalia” o “Marines Somalíes” muestran las iniciales motivaciones de los piratas. Las aguas que protegen, dice Lehr, eran “un El Dorado para las flotas pesqueras de muchos países”. Un estudio publicado en 2006 en la revista Science predijo que si sigue la pesca comercial como hasta ahora en la zona, los stocks se habrán terminado para 2050. Las aguas somalíes todavía ofrecen un lugar fértil para los atunes, sardinas, caballas y otras especies lucrativas de especies marinas, incluidas langostas y tiburones. En otras partes de la región del Océano Índico, como el Golfo de Persia, los pescadores emplean dinamita y otros medios extremos para conseguir sus capturas, todavía abundantes en el cuerno de África.
Barcos de pesca de arrastre de los grandes océanos como los de Corea del Sur, Japón y España han operado en la costa de Somalia, a veces ilegalmente o sin licencias, desde hace dos décadas, dice Naciones Unidas. Habitualmente llevan banderas de conveniencia de naciones como Belize o Bahrain lo cual les ayuda a evitar la censura en sus propios países. Tsuma Charo del “Programa de Asistencia a los Marineros de África Oriental” con base en Nairobi, que sigue los ataques de los piratas y los secuestros de tripulaciones dice “la pesca de arrastre ilegal ha alimentado el problema de los piratas”. En los primeros días de la piratería somalí aquellos que se encontraban sin licencias pagaban rápidamente para que no se supiera que estaban violando la legislación marítima internacional. Esto, indica Charo, ha permitido a los piratas constituirse mejor y permitirse capturas mayores.
Además de la pesca ilegal, los barcos extranjeros han sido también acusados por los pescadores locales de tirar desechos tóxicos y nucleares en la costa somalí. En 2005 el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) informó de la llegada de desechos radiactivos de uranio y otros productos que provocan enfermedades respiratorias y de la piel aparecidos en los pueblos de la costa de Somalia. De acuerdo con Naciones Unidas, en el momento del informe, a una compañía europea le cuesta 2,50 dólares por tonelada tirar estos materiales en el Cuerno de África, mientras que deshacerse de ello limpiamente en Europa le supone 250 dólares por tonelada.
Con mis mejores deseos,
Daud Abdi Daud
Secretario General de NASSEJ, la Asociación Nacional de Periodistas de Ciencia y Medio Ambiente de Somalia.

Etiquetas: , , , ,

1 comentarios:

Anonymous guia de blogs ha dicho...

Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestro directorio de blogs www.guiaempresas.info ; Saludos

10 de noviembre de 2009, 20:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal