sábado, 7 de noviembre de 2009

Cuando un orador usa palabras que no debe




El pasado 4 de noviembre, en un encuentro diplomático de la monarquía holandesa en México, el príncipe Guillermo cometió un desliz en su discurso que un orador debe evitar. Cuando terminaba su alocución oficial hablando de energías renovables, quiso terminar con una frase típica mexicana que en inglés se dice: "A shrimp that sleeps gets carried by the tide" (Camarón que se duerme se lo lleva la corriente). Con la mala fortuna que el traductor de la frase al español, puso "chingada" en vez de "corriente", con lo cual la frase quedó así: "Camarón que se duerme se lo lleva la chingada", lo cual quería decir algo así como que el camarón que se duerme se jode. Como se puede ver en el vídeo el público se ríe ante la cara de asombro del príncipe Guillermo de Holanda que no sabe por qué ha causado tanta expectación. Por supuesto, el error es del traductor de la frase del discurso y no del propio orador. De ahí la importancia no sólo del orador sino del escritor de discursos. ¡Vaya metedura de pata!

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal