lunes, 27 de julio de 2009

Cuando las creencias son más importantes que la vida


La noticia aparece en el diario El País de hoy: "Muere una testigo de Jehová al negarse a recibir una transfusión de sangre". Según indica ese diario la mujer, de 61 años, había sufrido un accidente de tráfico en Sevilla y necesitaba sangre para sobrevivir. Su religión le prohíbe las transfusiones por lo cual, murió.
¿Cómo puede ser que una creencia religiosa vaya en contra de la salvación de la propia vida? Argumenta el periódico que esta decisión de los Testigos de Jehová se debe a una interpretación de la Biblia. Como "el mapa no es el territorio", según la PNL, depende de la lectura que se haga de los versículos de los Evangelios, así actúa el ser humano hoy, en el siglo XXI.
Según los niveles neurológicos de Robert Dilts está claro que esta mujer tenía su comportamiento supeditado a esa creencia y fue capaz de dejarse morir por no quebrantarla.¿Merece la pena tener esa clase de creencias?

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal