martes, 14 de julio de 2009

Fluye

Fluir se ha convertido ya en uno de los términos más empleados hoy en día en el mundo empresarial, gracias a Mihaly Csikszentmihalyi, el psicólogo de la Universidad de Chicago que ha estudiado lo que se denominan momentos de rendimiento cumbre. Dice Goleman que “el rasgo distintivo de esta experiencia extraordinaria es una sensación de alegría espontánea, incluso de rapto. Es un momento en el que uno se siente tan bien que resulta intrínsecamente recompensante, un estado en el que la gente se absorbe por completo y presta una atención indivisa a lo que está haciendo y su conciencia se funde con su acción”.

Y tiene razón porque cuando uno fluye se olvida de sí mismo, de todo, hasta de sus dolencias físicas, para centrarse en lo que está haciendo. Cuenta Goleman la anécdota de un cirujano que, tan absorto estaba en una operación difícil que realizaba, que sólo cuando terminó fue consciente de los cascotes que desparramados por el suelo de la sala de operaciones, habían caído durante la cirugía.

Según los expertos, es habitual que la gente entre en flujo en alguna actividad de su vida, bien sea haciendo deporte, cocinando, conduciendo o realizando cualquier tarea laboral que a uno le entusiasme. Y es que fluir se puede aplicar a cualquier cosa que hagamos y, por supuesto también, a mejorar nuestra comunicación. Una de las condiciones para obtener la sensación de flujo es la concentración. Poner los cinco sentidos en lo que se está haciendo es fundamental para llegar a fluir. ¿Fluyes? ¿En qué actividades de tu vida?

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Anonymous Fernando Álvarez ha dicho...

La meditación Zen te ayuda a centrarte y estar aquí y ahora y en definitiva fluir...
Yo lo he vivido y funciona...

Besos
Fer

15 de julio de 2009, 12:16  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal