miércoles, 1 de mayo de 2013

Hasta los príncipes se equivocan...



El recién entronizado rey de Holanda, Guillermo Alejandro, también ha tenido algún deslíz como orador. En una ocasión, estando de visita oficial a México quiso incluir en su discurso un refrán "típico mexicano": "camarón que se duerme se lo lleva la corriente". Sin embargo, alguien le asesoró mal puesto que en vez de eso comentó: "camarón que se duerme se lo lleva la chingada", que es una palabra malsonante en el país latinoamericano. Su desliz verbal provocó las risas del público y supongo que el sonrojo del nuevo rey al saber lo que había dicho. Este ejemplo nos demuestra una vez más que todo el mundo puede cometer un error al hablar en público. Con las tres claves de la Oratoria: naturalidad, humildad y corazón se puede salir de cualquier situación, por difícil que parezca.

Si te apetece conocer las claves de la Oratoria y cómo seducir a tu público el próximo 8 de mayo haré un taller sobre el tema. Infórmate aquí.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal