lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Puede un orador emocionarse?

Por supuesto que puede. El pasado viernes 14 de diciembre, el presidente Barack Obama hizo unas declaraciones públicas tras recibir la noticia de la tragedia de Newtown. En su exposición, en varias ocasiones, el mandatario estadounidense tiene que secarse las lágrimas que salen de sus ojos. Me adelanto ya a los que seguro que indican que está preparado y que le han dicho en el guión que suelte unas lágrimas. La verdad es que muy buen actor debería ser Obama para poder hacerlo de manera tan fácil. Conociéndole como le conozco desde que comencé a seguirle en 2007, sé que Barack Obama es un orador kinestésico, según la Programación Neurolingüística (PNL), por lo que tiene una gran capacidad para emocionarse y emocionar a los demás. Como él mismo dice durante el vídeo, habla más como un padre que como presidente del país, y al pensar en los niños fallecidos no puede evitar empatizar con los padres que han perdido a sus hijos, y recordar a sus propias hijas, Sasha y Malia. Son palabras emotivas de una persona que siente lo que está diciendo. Sin más.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal