viernes, 28 de agosto de 2009

Tributo a un buen orador: Ted Kennedy




Esta semana ha fallecido Edward M.Kennedy, hermano de John F. Kennedy y Robert Kennedy. Como ellos, el senador "Ted" Kennedy, como todo el mundo le llamaba, era tan buen orador como sus hermanos.

El discurso que utilizamos aquí como tributo a este buen orador es el que realizó el pasado año, el 25 de agosto de 2008, durante la Convención Nacional Demócrata en Denver, donde apoyó, como ya había hecho durante toda la campaña, al candidato Barack Obama.

Es de destacar la fuerza que da a su voz, la emoción que transmite, lo bien que emplea los silencios, así como el uso de una retórica sencilla, basada en reiteraciones y palabras contrarias. Como buen político estadounidense, utiliza magistralmente las "líneas de aplauso" realizando los silencios necesarios para que la gente aplauda, le vitoree y le muestre su cariño. Su liderazgo es patente cuando el público comienza a gritar su nombre "Teddy". En los primeros minutos, emplea un gesto no verbal que es muy típico del presidente Obama, el uso del dedo índice.

El tema principal que menciona es su interés en que todos los ciudadanos de EEUU cuenten con seguro médico, algo en lo que trabajó toda su vida y que está llevando a cabo el presidente Obama. Emplea además la frase famosa de Barack Obama, "yes we can" añadiendo "yes we will" (lo haremos) que resulta ser toda una premonición. Usa además una referencia habitual de Obama, citando a su hermano J.F.K. sobre la llegada del hombre a la Luna, recordando: "todavía hoy una bandera estadounidense ondea sobre la Luna". Un poco más adelante vuelve a rememorar a su famoso hermano, indicando que en noviembre "la antorcha pasará a una nueva generación", en clara alusión al discurso de investidura de John F. Kennedy.

Al finalizar el discurso, su esposa sube a abrazarle, así como su familia que le acompaña en el estrado. Entre los que le están viendo, María Shriver, esposa de Arnold Schwarzenegger y miembro de la familia Kennedy, además de acérrima demócrata, quien asiste sin su marido puesto que éste es republicano.

Este discurso, que merece la pena escuchar aunque no se sepa inglés, es un buen ejemplo de la fuerza y la pasión que los Kennedy ponían a sus discursos.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal