jueves, 16 de abril de 2009

Oratoria: cómo No resolver un desliz




He aquí una anécdota que a cualquier orador le puede ocurrir en un momento dado, con la consecuencia de que, a veces, es peor cuando se trata de arreglarlo. El pasado martes 14 de abril, en la rueda de prensa habitual de Robert Gibbs, director de Comunicación de Barack Obama, estaba hablando de diferentes temas cuando en el minuto 34'45 le preguntan por la presentación oficial del perro. Gibbs, que no quiere dar muchos datos, dice que si el tiempo lo permite habrá una presentación en el jardín por la tarde, y luego, entre bromas, menciona que no sabe si el perro habla "español" a lo que algunos periodistas le recuerdan que el perro es "portugués" y no "español". Es en ese momento cuando Gibbs comenta: "bueno, está cerca..." con un gesto como indicando que prácticamente es lo mismo. Evidentemente no debía haber ningún periodista español en la sala porque el tema aún no ha trascendido. Está claro que es un error absolutamente "perdonable" pero un director de Comunicación tiene que tener cuidado en cómo reacciona cuando comete un desliz de este tipo.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal