miércoles, 27 de abril de 2016

Mi experiencia en el curso: "La Voz en la Comunicación" en la EEO

“Lo importante es que te entiendan y nos comuniquemos bien”. Con esta frase, el profesor Javier García Mateo inicia el curso “La voz en la comunicación”, un módulo que en forma práctica e interactiva nos entrega herramientas para conocer nuestra voz  y darle la importancia que merece en nuestra comunicación.
Nos hemos acostumbrado a usar desde niños una sola voz, pero a través de numerosos ejercicios prácticos entregados en el curso, pudimos comprobar que podemos maximizar su uso y provocar cambios sorprendentes.
“He aprendido a moderar los tonos y especialmente a ser más consciente de los efectos que tiene mi voz en la comunicación”, nos cuenta Carmen, una de las alumnas del curso. Carmen trabaja en política y sabe que la voz es fundamental para impactar y lograr una mejor comunicación.
Como ella, todos los asistentes se dan cuenta que es posible “trabajar la voz” y dejando todo tipo de vergüenzas, se esfuerzan al máximo en cada uno de los ejercicios lúdicos que nos hace el profesor. Con el paso del tiempo es posible notar el cambio en cada uno y el "feedback" recibido es fundamental para seguir avanzando.
“La voz se puede trabajar. Hay gente que tiene la suerte de tener muy buena voz, pero no saben emplearla. Otros, en cambio, sin tenerla especialmente buena voz, saben aprovecharla. Al final, es una mezcla. Lo importante es que la voz se puede dominar, cambiar y mejorar”, nos cuenta el profesor, mientras vamos recitando en alto algunos poemas de Antonio Machado con el fin de encontrar “nuestra voz”.
Y lo vamos logrando. Aprendemos la importancia de una buena dicción y las ventajas de jugar con la voz. Comprobamos que es posible lograr emocionar a nuestro público sin gritar y cómo podemos encontrar un “tono medio” para conseguir una comunicación más efectiva.
A lo largo del curso también nos entregan herramientas teóricas para perfeccionar nuestra voz. Nos enseñan algunos “trucos” para seguir avanzando en esta materia y aprendemos cómo la falta de sueño o una simple postura corporal pueden convertirse en enemigos de nuestra voz.
Ha llegado la hora de terminar y el profesor nos encarga el ejercicio final de nuestro curso. Cada uno cuenta su historia personal y la emoción se apodera de la sala. Mientras, vamos ejercitando nuestra voz, nos damos cuenta de todo lo que hemos aprendido. El objetivo está cumplido.

Macarena Saavedra

PRÓXIMO CURSO DE VOZ: 6 y 7 de mayo. Infórmate aquí.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal