jueves, 21 de enero de 2010

Cuando uno se duerme delante del orador...



Ocurrió el pasado miércoles día 20. El presidente Zapatero hacía su discurso y Diego López Garrido, se quedaba dormido en un primer momento, y luego se frotaba los ojos en un gesto tan natural como inconveniente. Más aún si el que habla es tu jefe y además estás en el "tiro de cámara", es decir, el lugar al que están enfocando las cámaras de las televisiones para sacar al presidente. Como suelo comentar, en Oratoria es tan importante el momento de hablar como los "momentos de escucha", aquellos en los que estás "expuesto" ante el público y en los que te corresponde permanecer callado.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal